martes, 4 de septiembre de 2018

"Que ninguna mujer vaya a la cárcel por abortar"

   De vez en cuando es necesario recordar que el aborto a petición sigue causando un espantoso pero oculto genocidio en los países en los que se han impuesto leyes para ello. Con todo el deterioro cultural, educativo, político, social, económico, espiritual y nacional que implica, amén de la pesada carga que ello acaba imponiendo sobre el resto de la población y sobre las generaciones futuras.

   Pero además, es que creemos que es bueno analizar la estafa sistemática y la mentira de algunos de los argumentos que se han venido esgrimiendo para apoyar o tolerar el aborto a petición (algunos de esos argumentos incluso asumidos por personas que se dicen del movimiento pro-vida) y de cómo siendo evidente la estafa no existe voluntad política alguna de volver a revisar tales engaños.