jueves, 22 de noviembre de 2018

“HAGAMOS ELOGIO DE LOS HOMBRES DE BIEN”

CENTENARIO DE D.BLAS PIÑAR LÓPEZ. 22NOV-1918—22NOV-2018

            Querido Blas.

  Sembraste a voleo la mejor semilla por toda la geografía española; desde La Coruña a Almería y desde Huelva a Gerona. No hay un palmo de España que no oyera tu verbo encendido de amor a Dios y a la Patria. También recorriste Europa y las naciones hispanas  incluidas  las Islas Filipinas. Fuiste el mejor exponente de los españoles insobornables q hicieron vida propia el ¡Nada sin Dios! ¡Todo por la Patria! Eras la más digna representación de los Hispanos con bravura.

  Tus más acérrimos enemigos admiraron  tu absoluta congruencia entre tu palabra y tu acción, tu oratoria encendida, convincente, tu preparación intelectual especialmente la jurídica; no dejabas a nadie indiferente.
  Cuántos proyectos,  cuántas ilusiones para con España, quedaron truncados porque no te permitieron realizarlos, no tus enemigos sino los de nuestra Patria. Recuerdo como si fuese hoy, las conversaciones q teníamos sobre el agua, las comunicaciones, las energías y todo lo que creíamos urgente para España.
  En el orden religioso y moral,  como en todo, fuiste inigualable; tus discursos estaban impregnados de una alta teología; no en vano llegó a decir de ti el obispo D. José Guerra-Campos que sabías más teología que todos los obispos juntos.

  No fuiste como los políticos de turno que estamos acostumbrados a ver y oír, ramplones, bajos de miras, profesionales y vividores de la política, capaces de vender su alma al diablo por mantener el cargo. La política que tú propugnabas era con MAYÚSCULAS.

  Tu razón de vivir, fue España,  porque la llevabas entrañada en tu alma. Por ella pensabas, luchabas, te movías, te multiplicabas, por ella te inmolaste en cuerpo y alma, le diste lo mejor de ti mismo, le diste, todo.

  Ya sé que desde el Cielo, desde los Luceros, como decimos nosotros, te estarás enfadando por decir todo esto sobre ti, pero permíteme que diga otra cosa: “fuiste el cantor de la Virgen María.”
En este centenario de tu nacimiento me despido de ti con nuestros gritos de batalla.
¡VIVA CRISTO REY!  ¡ARRIBA ESPAÑA!   ¡ADELANTE ESPAÑA!